Laura Bordonaba Plou

Elisa.-

A la edad de 16 años a Elisa le diagnosticaron que había nacido sin útero.
“Sólo podrás ser tía y amante, ningún hombre te querrá como esposa”, le dijeron en aquel pueblo lleno de miseria. A la edad de 24 años Elisa había estado con la mitad de los hombres del pueblo, que derramaban en ella tanta oscuridad como culpa.
A los 30 Elisa le robó su hijo recién nacido a Felicidad la carnicera. Cuando se dieron cuenta la acorralaron al lado del río y Elisa salió huyendo hacia los campos. Los hombres del pueblo perdieron a su sirena.
La encontraron dos días más tarde con el vientre abierto desde el pecho hasta el pubis y el nińo durmiendo entre sus vísceras. Por fin Elisa había sido madre. Al pequeño, Felicidad la carnicera lo llamó Elías, para que nunca olvidase a su otra madre, esa que durante unas horas también compartió su sangre con su piel.

© 2013 Laura Bordonaba Plou

 

Fotografía de la muestra Multitudes Barrosas expuesta en la facultad de Periodismo y Comunicación social UNLP en el marco del II Encuentro de Comunicación, Géneros y Sexualidades

Be Sociable, Share!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *