EL PRINCIPIO DE LESIVIDAD EN LOS DELITOS DE PELIGRO ABSTRACTO

EL PRINCIPIO DE LESIVIDAD EN LOS DELITOS DE PELIGRO ABSTRACTO

Editorial:
TIRANT LO BLANCH
Año de edición:
Materia
Derecho penal
ISBN:
978-84-9169-147-1
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
MONOGRAFIAS
Enviar Amigo
Envíos a EspaÑa Desde 0,99€
0 0 comentarios
(0)

En un desconcertante contexto de imparable expansionismo penal, desde hace años la doctrina mantiene un intenso debate acerca del contenido de injusto de los llamados delitos de peligro abstracto, sobre todo en cuanto a la compatibilidad de los mismos con los principios de lesividad y proporcionalidad, sin que a fecha de hoy la discusión pueda darse aún por cerrada. Si se descarta la posibilidad de configurar ilícitos penales meramente formales, basados en la simple desobediencia al imperativo de conducta contenido en la norma primaria, inmediatamente después surge la duda de si es factible proceder a una restricción teleológica de dicha tipología delictiva.
La presente obra pretende responder afirmativamente a esta cuestión y a tal fin se propone contribuir a sentar las bases para la elaboración de una auténtica dogmática de los delitos de peligro abstracto a partir de los parámetros que proporciona la teoría de la imputación objetiva en un marco netamente constitucional, singularmente los vinculados a la dogmática de la tentativa. Más concretamente, se somete a contraste la hipótesis según la que la tentativa inidónea operaría como cláusula de mínima lesividad de toda conducta penalmente relevante.
En el campo de los delitos de peligro abstracto, lo anterior obliga a focalizar la atención tanto en su objeto como en su técnica de protección. Por lo tanto, sin negar de forma general la legitimidad de los delitos peligro abstracto, el presente estudio aspira a identificar algunos límites a su creación e interpretación, de modo que la renuncia al modelo del llamado Derecho Penal nuclear o clásico sea compatible con las exigencias y las garantías propias de un programa de Derecho Penal mínimo.