EXIT N.83 · AGUAS SALVAJES

EXIT N.83 · AGUAS SALVAJES. JULIO / AGOSTO / SEPTIEMBRE 2021

Editorial:
EXIT PUBLICACIONES
Páginas:
144
Disponibilidad:
Disponible en 1 semana
Enviar Amigo
Envíos a EspaÑa Desde 0,99€
0 0 comentarios
(0)

Vivimos en un planeta que está cubierto por agua en un 70% de su superficie. Los miles de millones de habitantes que la poblamos vivimos en el 30% restante del planeta, en tierra firme, porque dejamos de ser anfibios hace millones de años. El nuevo EXIT 83 está precisamente dedicado a las aguas salvajes, es decir, a los ríos, lagos, acuíferos, cascadas, cataratas, océanos y mares.
El texto central, firmado por Chus Martínez, toma como punto de partida el océano entendido como espacio cultural desde y con el que desarrollar una investigación sobre la necesidad de incluir la naturaleza y el océano en el centro del debate. Los dosieres de EXIT 83 nos llevan debajo del agua gracias al trabajo de Elspeth Diederix y Tiina Törmänen, también al mundo de la pesca con dos miradas tan distintas como pueden ser la de Jean Gaumy y la de Federico Pardo. La cotidianeidad de tener el océano cerca puede verse en el trabajo de Wout Berger y en el de Elina Brotherus, quien se aproxima al tema desde una perspectiva conceptual. También una aproximación conceptual a las aguas salvajes la tiene Pablo Genovés con sus inundaciones o Roni Horn con su proyecto del río Támesis. El paisaje desde un punto de vista documental lo encontramos en los proyectos de Karen Glaser, Michael Marten, Edward Burtynsky y Jem Southam. Las fotografías de Boris Mikhäilov humanizan el tema gracias al uso lúdico y social que puede tener el agua. Por último Hiroshi Sugimoto nos lleva a la abstracción y a una posible meditación con su serie de océanos y mares bifurcados por el horizonte.
En Portfolio, la sección en la que damos espacio a los fotógrafos más interesantes de las nuevas generaciones, presentamos a Aàdesokan, Bebe Blanco Agterberg, Ana Catarina Pinho, Adéola ?lágúnjú y Sybren Vanoverberghe.
EXIT 83 Aguas salvajes nos demuestra, una vez más, que múltiples miradas sobre una misma cosa pueden ser infinitamente diversas, infinitamente enrquiecedoras.