LA DEMOCRACIA Y EL DISCURSO DEL ODIO

LA DEMOCRACIA Y EL DISCURSO DEL ODIO. LÍMITES CONSTITUCIONALES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Editorial:
DYKINSON
Año de edición:
Materia
Derecho politico y constitucional
ISBN:
978-84-1324-637-6
Páginas:
344
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
VARIAS
Enviar Amigo
Envíos a EspaÑa Desde 0,99€

27,88 €
0 0 comentarios
(0)

El “discurso del odio” se ha convertido en un concepto jurídico de gran actualidad, toda vez que engloba el conjunto de expresiones y comentarios de carácter injurioso o vejatorio que se dirigen contra los colectivos tenidos por socialmente vulnerables. Su tratamiento ha abierto un complejo y polémico debate no sólo a nivel jurídico, sino también a nivel social, político, periodístico e incluso educativo. Ello se debe a que la respuesta que la sociedad dé a estos mensajes definirá los límites de nuestra libertad de expresión, unánimemente aceptada como un derecho esencial para el desarrollo de toda democracia plena. El debate que en los últimos años estamos viviendo en torno al discurso del odio presenta múltiples perspectivas y requiere profundos análisis, pues sus manifestaciones abarcan desde los comentarios ofensivos que se viralizan en las redes sociales hasta las ofensas a los sentimientos religiosos, pasando por la exaltación del terrorismo, los mensajes sexistas o xenófobos e incluso el fenómeno que algunos autores han venido a llamar “la dictadura de lo políticamente correcto”. El papel que el Derecho debe ejercer ante estas realidades está también sometido a un intenso debate, con distintas posturas cuyos pros y contras se recogen en este libro con un estilo directo, conciso y lleno de ejemplos concretos bien conocidos por el gran público. Sin rehuir ninguna cuestión controvertida y con un propósito claramente pedagógico, esta obra trata de forma amena pero rigurosa los complejos matices de una cuestión que, como indica el autor, nos obliga a mirarnos a nosotros mismos frente al espejo y ver todas nuestras imperfecciones como sociedad. Todo ello sin perder de vista que, hay que admitirlo, afrontamos un problema que ha venido para quedarse.