UN CUENTO

UN CUENTO

Editorial:
MILRAZONES
Año de edición:
Materia
0-5 Álbumes ilustrados
ISBN:
978-84-941831-8-8
Páginas:
32
Disponibilidad:
Disponible en 1 semana
Colección:
VARIAS
Enviar Amigo
Envíos a EspaÑa Desde 0,99€
0 0 comentarios
(0)

¿Acaso están escritos ya todos los cuentos? Daniil Jarms, ilustrado por Rocío Araya, tiene una respuesta sorprendente que encandilará a los lectores por su fino humor y su desaforada imaginación.
Daniil Jarms (1905-1942), poeta, autor teatral y escritor de narraciones breves, es hoy en día reconocido como uno de los eximios representantes de la vanguardia rusa de entreguerras. Su obra, ajena a las imposiciones estéticas del régimen estalinista, permaneció inédita (pero transmitida en samizdat) hasta décadas después de su muerte. Jarms fue arrestado y falleció de hambre en un hospital psiquiátrico de Leningrado, ya sitiada, el 2 de febrero de 1942. Hasta esa fecha, solo dos de sus poemas y algunos relatos infantiles habían sido editados en antologías o publicaciones periódicas.
Mezcla explosiva de humor, desparpajo trepidante y experimentalismo, Un cuento versa sobre la imaginación y la libertad para construir(nos) y deconstruir el mundo. De la conversación de los dos niños protagonistas, Vania y Lenochka, brotan algunas de esas historias posibles que se desparraman torrencialmente cuando tenemos ganas de disfrutar de una buena narración. Y siempre tenemos ganas. Tan fascinante es el juego de la literatura que los personajes quedan al final atrapados en la red circular de su propia fantasía.
Esta hilarante propuesta de Jarms (o DanDan o Khorms o Charms o Kharms-Shardam...) consigue noquear al lector cogiéndolo por sorpresa y enredándolo también en el juego entre la magia del artificio verbal y la inteligencia. Las ilustraciones de Rocío Araya recrean con frescura y exactitud la particular desenvoltura de los personajes y sus escenarios. Hay en esta bella recreación plástica una especial complicidad con la sensibilidad infantil (un poco salvaje, sin convencionalismos) observada a través de la lente de la ironía. A Jarms le habría encantado esta confabulación, seguro.