VIDA DESDE UNA MECEDORA,LA

VIDA DESDE UNA MECEDORA,LA

Editorial:
FUSSION EDITORIAL
Año de edición:
ISBN:
978-84-16821-96-9
Páginas:
626
Disponibilidad:
Disponible en más de 2 semanas
Enviar Amigo
Envíos a EspaÑa Desde 0,99€
0 0 comentarios
(0)

Con la llegada de la nieve, una pareja decide en pocos días escapar del crudo y áspero invierno
castellano, y viajar a Cuba, a siete mil quinientos kilómetros y diez horas de vuelo. Con poco
planificado, mochila al hombro con algunos enseres, y algún conocimiento impregnado de la
geografía y de la rica cultura cubana, aterrizan en La Habana buscando una nueva aventura hacia
lo humano. Pronto advierten las dificultades en la vida diaria de muchos ciudadanos y la
entereza moral con la que las afrontan. Descubren una sociedad profundamente humana, gentil,
culta, con enorme talento y gran belleza interior, llena de humor (tragicómico y desenfadado,
mordaz y autocrítico), con una rica música tradicional, y una variada y arraigada cultura popular.
Se alojan en hogares de diversas familias y particulares -cada uno francamente peculiar-,
comparten andanzas, tribulaciones, jolgorios y fiestas con decenas de ciudadanos pintorescos
en la Cuba urbana y rural -que se suceden en el libro, al cual más exótico-, y viven numerosas
peripecias en localidades de nadie, o en sus ciudades (Habana, Santiago, Trinidad, Camagüey,
Pinar del Río...), y comparten con sensibilidad y gran capacidad de observación su difícil devenir
diario.
"LA VIDA DESDE UNA MECEDORA (Un viaje a Cuba)", es un original y cautivador relato de un
periplo extraordinario (a lo Madame de Stäel, Celine, Stendhal, Goethe, o el propio Don Quijote
-sólo que en pareja-), con numerosas reflexiones interesantes, un libro divertido y desgarrado,
minucioso y detallista, sobre de la lucha por la subsistencia digna de los cubanos, su generosidad
y hospitalidad hacia el visitante, su afabilidad y afán conversador, su elevada -e ingenuasinceridad y afectuosidad.
En la lectura de sus páginas, difíciles de abandonar, encontramos una crónica extraordinaria de
un viaje intenso y fascinante por una Cuba bien distinta a la que suele describirse en las guías -
o la turística-, en la que el ser humano es el protagonista de todos sus episodios, un ser humano
desnudo y sin apenas medios, sin aderezos materiales ni atributos caros, con sus virtudes,
tribulaciones, y con sus efímeras y volátiles alegrías cotidianas.
La Vida sin artificios, ni sofisticaciones.
Las mecedoras en Cuba fueron el mejor leit motiv para unir estas vivencias y crear el libro; las
hay normalmente en todas las casas cubanas, de madera o mimbre, y las hay en casi todos los
hogares cubanos. Son lugares de meditación, recogimiento y reflexión, sin necesidad de otros
mantras que la conversación, el reposo, la observación filosófica del entorno -a su manera-,
lugar desde el cual muchos cubanos contemplan con serena paciencia y buen humor el fluir de
la existencia.