Eventos Volver

04
MAY

“La duda, el sentido común y otras herramientas para escribir bien”

El Sillón de Canaima: Calle Senador Castillo Olivares, 7. Las Palmas de Gran Canaria, 20:00 h

“La duda, el sentido común y otras herramientas para escribir bien”

RAMÓN ALEMÁN

La duda, el sentido común y otras herramientas para escribir bien es una recopilación de 132 artículos publicados por Ramón Alemán desde hace seis años en el blog Lavadora de textos y ha sido publicado por la editorial Libros.com mediante el sistema de micromecenazgo. El libro, que comienza con un prólogo del prestigioso ortógrafo José Martínez de Sousa, responde a preguntas muy frecuentes sobre nuestra lengua: ¿los prefijos se escriben juntos o separados de la palabra a la que acompañan?, ¿hace bien la RAE al pedir que no le pongamos tilde al adverbio solo?, ¿cuándo debe usarse la letra cursiva?, ¿existen las palabras que no están en el diccionario?…

Para dar respuesta a estas preguntas, todos los artículos del libro se basan en la sabiduría de aquellos a los que el autor denomina «guardianes de la lengua»: desde la RAE hasta lingüistas de prestigio como Manuel Seco, Ángel Rosenblat, José Martínez de Sousa, María Moliner, Álex Grijelmo, Rufino José Cuervo, Leonardo Gómez Torrego, Alberto Gómez Font, Andrés Bello, Julio Casares, Fernando Lázaro Carreter… Se trata, según explica Alemán, «de guardianes que no reprimen, sino que cuidan, y cuyas enseñanzas nos sirven solamente cuando están basadas en el sentido común y la tolerancia y cuando aceptan el hecho de que la lengua es propiedad de todos los hablantes».

El libro se divide en trece capítulos: «Rincones ocultos de la ortografía», «La bohemia coma», «Mayúsculas y minúsculas», «La tilde», «Puntos, comillas, guiones, cursivas…», «Secretos geniales del español», «Errores repetidísimos», «Y el verbo se hizo tinta», «Soy palabra, luego existo», «Retiro lo escrito», «Camino de América», «Un oficio invisible» y «Guardianes de la lengua». En todos ellos el autor hace una defensa del español como patrimonio de los más de 400 millones de personas que hablan nuestro idioma, y no solo de las que están en la orilla europea del Atlántico.

Recurso pedagógico

Los artículos del blog Lavadora de textos han servido como recurso pedagógico, tanto para universidades de España e Hispanoamérica como mediante su inclusión en libros sobre enseñanza del español. Así, universidades de uno y otro lado del Atlántico tienen este blog entre sus recursos electrónicos de interés para el traductor de textos periodísticos o han empleado artículos de Lavadora de textos en algunas de sus clases.

Por su parte, el Centro Internacional de Investigación de la Lengua Española (Cilengua) incluye el libro Lavadora de textos –una publicación anterior del mismo autor– en el catálogo de su biblioteca, y la Fundación del Español Urgente (Fundéu) lo tiene incorporado a su lista de recursos. Además, el diario colombiano El Tiempo, uno de los de mayor tirada de Hispanoamérica, comparte con sus lectores de la versión digital los artículos que publica Ramón Alemán.

Asimismo, parte del contenido del blog ha sido editado en el libro Español con estilo (Ediciones Trea), y la obra Palabras mayores (Larousse Editorial), dedicada al buen uso del español, incluye el libro Lavadora de textos en su sección «Caja de herramientas básicas», junto a obras como El nuevo dardo en la palabra, de Fernando Lázaro Carreter, Hablando bien se entiende la gente, de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, y El buen uso del español, de la Real Academia Española. Por último, blogs especializados en la corrección y edición de textos y en la traducción, tanto de España como de Hispanoamérica, citan el blog o el libro Lavadora de textos como referencia para el desarrollo de la actividad profesional de sus autores.

Ramón Alemán (Tenerife, 1966) es periodista y corrector profesional de textos. Su labor como redactor se inició en 1991 en el periódico La Gaceta de Canarias, en el que trabajó en las secciones de Política, Local, Sociedad y Cultura. En la sección de Cierre de ese rotativo comenzó su experiencia como corrector.

Entre 1996 y 1998 trabajó en la sección de Local de Diario de Avisos y en 1999 se incorporó como redactor a la agencia de comunicación Metrópolis.

Ese mismo año pasó a formar parte del equipo fundador de La Opinión de Tenerife como redactor y corrector de la sección de Cierre. Posteriormente ocupó los cargos de jefe de sección y redactor jefe de Cierre. Fue el responsable de la segunda edición del manual de estilo del periódico.

Se especializó en la corrección de estilo y de pruebas tras un programa formativo en el Centro de Aplicaciones Profesionales del Lenguaje y la Edición Cálamo y Cran (Madrid).”

http://www.lavadoradetextos.com

Volver