OTRO HUESO PARA EL PERRO DE LA TRIBU

OTRO HUESO PARA EL PERRO DE LA TRIBU

Editorial:
ORIENTE Y DEL MEDITERRANEO EDI
Año de edición:
Materia
Poesía g
ISBN:
978-84-121662-6-2
Páginas:
192
Disponibilidad:
Disponibilidad inmediata
Colección:
POESIA DE ORIENTE Y DEL MEDITERRANEO
Enviar Amigo
Envíos a EspaÑa Desde 0,99€
0 0 comentarios
(0)

Sargon Boulus publicó cinco colecciones poéticas: Llegar a la ciudad de ninguna parte (1985); La vida junto a la Acrópolis (1988); Lo primero y lo que viene después (1992); El que lleva la linterna en la noche de los lobos (1996) y Si estuvieras dormido en el arca de Noé (1998), y falleció cuando estaba preparando la edición de Otro hueso para el perro de la tribu, que apareció en 2008. En buena medida, la publicación y promoción de su obra se debe, como el propio poeta reconoció, al empeño del editor y también poeta iraquí Khalid al-Maaly, fundador de la editorial Al-Yamal (Colonia-Beirut). Boulus fue además un prolífico traductor. Vertió al árabe a Shakespeare y a Shelley y a poetas como Pound, Auden, Sylvia Plath, W. S. Merwin, Gary Snyder, Ferlinghetti, Allen Ginsberg, Robert Duncan y Michael McClure. Escribió también poemas en inglés y en siriaco, su otra lengua materna.
La poesía de Sargon Boulus es sabiamente ecléctica, pero no por aditamento de temas y motivos sino por la conjunción de referentes culturales múltiples, avivados por la singular biografía del autor. El resultado es un simbolismo denso a la par que una dicción en apariencia simple, que se maneja a la perfección entre un uso relevante del lenguaje y la atenuación de la voz. Abu Tammam, el gran antólogo y poeta árabe del siglo IX, fue su referente en la modulación de una voz limpia, en guardia contra los que Boulus llamaba “los fundamentalistas lingüísticos” y sus imposiciones sobre la dicción árabe: “La lengua árabe tiende a estar siempre demasiado llena de ornamentación, de palabras innecesarias y de grasa, de grasa lingüística. Yo me dedico a destazarla como hace un carnicero, tratando de separar los huesos de la carne; creo que es algo que merece la pena hacer”, decía en una suerte de poética vital publicada en 1997 en Banipal, revista literaria árabe publicada en Londres de gran importancia en la difusión de la literatura árabe. Su intensa labor como traductor del inglés y los ecos del asirio de su infancia contribuyeron sobremanera a esta tarea de desenmarañar el fondo rítmico y musical de la lengua árabe.